Estás preparado para morir, ¿cuando mueras dónde irás? Parábola.

La vida, tan maravillosa y tan compleja en su existencia, con milagros que la hacen posible en las células, la inclinación de la tierra en relación al sol y la luna; un grado diferente y no existiría la vida. Todo eso no está ahí exento de inteligencia. Todo ese despliegue de sabiduría es mayor que el nuestro, y de la misma forma, la manera en la que vivimos espiritualmente es inferior al objetivo para el cual es la vida. No, los estándares de la vida no los marcas tú. Tu estás, como la mayoría, lejos de tu propósito, un cacharro funcionando mal, quizás con cosas que te parecen bien, placenteras, pero lejos del Gran Espíritu que ha creado la vida.

Muchos, incluso creyentes a su manera, piensan que nada más por existir, cuando mueran tienen un puesto asegurado en un Cielo. El tiempo que le dedican a ver lo que quiere Dios es cero, pero se piensan que mueres y de un bote estás en el Cielo, a los niños les enseñan eso y eso le enseñaron a ellos, y ese es todo el tiempo que le dedican a ponerse a buenas con el verdadero Dios. No, pues, no amigos, cuando mueres no das un bote de aquí al Cielo. Al cielo no se va porque tu te creas que eres bueno, y te has pasado la vida sin dedicarte a aprovechar lo que Dios ha dado, los sacramentos, el bautismo, la confesión, la comunión, etc. A cada uno se le pide en función de lo que se te ha dado. Y posiblemente si mueres en el estado en el que estás, no vas al cielo, pero que no vas al cielo no lo digo como suposición. Que te vas al infierno.

Mateo 25.

««Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes, que, con su lámpara en la mano, salieron al encuentro del novio. 2. Cinco de ellas eran necias, y cinco prudentes. 3. Las necias, en efecto, al tomar sus lámparas, no se proveyeron de aceite; 4. las prudentes, en cambio, junto con sus lámparas tomaron aceite en las alcuzas. 5. Como el novio tardara, se adormilaron todas y se durmieron. 6. Mas a media noche se oyó un grito: «¡Ya está aquí el novio! ¡Salid a su encuentro!» 7. Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. 8. Y las necias dijeron a las prudentes: «Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan.» 9. Pero las prudentes replicaron: «No, no sea que no alcance para nosotras y para vosotras; es mejor que vayáis donde los vendedores y os lo compréis.» 10. Mientras iban a comprarlo, llegó el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y se cerró la puerta. 11. Más tarde llegaron las otras vírgenes diciendo: «¡Señor, señor, ábrenos!» 12. Pero él respondió: «En verdad os digo que no os conozco.» 13. Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.

Dedícate a ver que tienes que convertirte de verdad, conocer a Dios, pedir el Espíritu Santo, que te muestre, tienes que confesarte con un sacerdote de todos tus pecados, si no sabes lo que es pecado pide a un buen sacerdote que te diga qué es pecado, o que te ayude a hacer un examen de conciencia. Un buen sacerdote no es el que te diga que fornicar con tu novia no es pecado, ese no es un buen sacerdote, por ejemplo y así con todo, el bueno es el que te diga las cosas como son, no el que quiera quedar bien contigo bajando la exigencia.

Haz una buena confesión y ve a misa. Comulga, fórmate como católico, lee la Biblia, formate como católico. Busca la misa tradicional tridentina. Y sobretodo pide a Dios que te envíe el Espíritu Santo para ayudarte a ver en el camino.

de semillasysalud

Un comentario el “Estás preparado para morir, ¿cuando mueras dónde irás? Parábola.

  1. Pingback: Perdonad | Semillas y Salud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s