El kiwi y propiedades del copón bendito!

El kiwi tiene mogollón de propiedades, lee y fortalece tu cuerpo. Las frutas, amig@ se digieren estupendamente y van directas a nutrirnos cuando se consumen con el estómago vacío y sin hacer muchas mezclas. Por ejemplo un desayuno a base de fruta, un solo tipo de fruta… Si quieres fortalecer músculo toma kiwi. Tienen más potasio que los plátanos. Píllalos ecológicos porque los otros pueden ir con exceso de “cámaras”. No te hinches a leer sobre el kiwi que te puede dar una indigestión mental. De todas formas mejor leer esto que los prospectos de los medicamentos… (sumado en años y en insconsciencia si caes en las redes de la farmafia, conviene espabilar y alimentarte bien). Ah y déjate la leche pasteurizada que si la está consumiendo no sabes lo que estás haciendo, dejatela y observa como se van los resfriados… (te puede venir alguno en plan desintoxicación pero con medidas nutricionales como comer la fruta “aparte”, es decir en otro momento que no sea con las otras comidas, el organismo y el intestino van desintoxicandose).

Aquí van algunos de los puntos más interesantes e importantes en relación a este fruto. No es que hagas caso a todo lo que dice el artículo, en esto es probar a ver como va.. porque esta info la he sacado de internet, y tampoco tengo la intención de leerme todos los estudios científicos para tomarme unos kiwis, pero bueno si que os recomiendo que integŕeis frutas de vuestra zona y las consumáis aparte de los otros alimentos. Aquí hay una lista de frutas y propiedades. Y aquí el Kiwi:

Es un fruto exótico que proviene de las laderas del Himalaya, concretamente de China Continental.

El kiwi, llamado en principio “yang-tao” o “uva espina china” es originario de China, aunque se relaciona con Nueva Zelanda, país al cual llegó hace casi un siglo para convertirse en todo un símbolo nacional llegando incluso a adoptar el nombre de un ave no voladora autóctona de la isla.

El fruto se recolecta a mediados de octubre y principios de noviembre en España. Estos frutos no son comestibles inmediatamente después de su recolección, sino cuando se observa que tienen una consistencia algo blanda al tacto.

Desde Nueva Zelanda, posteriormente se extendió su cultivo a otras latitudes, llegando a países como España, Italia y Francia, principales países productores en Europa.

Su Mejor Epoca

Esta fruta, al madurar en invierno, aparece en el mercado a partir de octubre y se mantiene en perfectas condiciones hasta mayo. Sin embargo, otras variedades como el kiwi procedente de Nueva Zelanda, también pueden consumirse desde finales de mayo hasta principios de noviembre.

Propiedades Nutritivas

Su componente mayoritario es el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono. Destaca su contenido en vitamina C; más del doble que una naranja, y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico. Así mismo es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra, soluble e insoluble, con un potente efecto laxante. La fibra mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El ácido fólico colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El kiwi es fruta con un alto contenido en agua y fibra, pero fundamentalmente destaca por su elevado contenido en vitamina C y E.

- Energía y macronutrientes . El kiwi es poco calórico, unas 54 kcal por cada 100 gramos de fruta. Aporta una cantidad moderada de hidratos de carbono en forma de azúcares (12%), un 1% de proteínas y 0,5% de grasa.

- Fibra. Proporciona cantidades importantes de fibra soluble, que ayuda a normalizar los niveles de colesterol y facilita el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento.

- Vitaminas. El kiwi es una excelente fuente de vitamina C. Un solo kiwi cubre de sobra las necesidades diarias de esta vitamina tanto para un adulto como para un niño. También es rico en vitamina E y ácido fólico, llegando a cubrir un 9% y un 20% de las necesidades diarias de estas vitaminas, respectivamente.

De esta manera, el kiwi refuerza el sistema inmunitario, que defiende al organismo, previene de posibles infecciones (resfriados y gripes, entre otros), y favorece la absorción del hierro (por su riqueza en vitamina C).

También protege a las células del proceso de envejecimiento (por su contenido en vitaminas C y E) y ayuda a prevenir malformaciones fetales (por su destacado contenido en ácido fólico) por lo cual resulta muy recomendable en mujeres embarazadas.

- Minerales. Entre su contenido mineral, destaca el potasio, el magnesio y el cobre . Una sola pieza cubre el 10% de las necesidades diarias de magnesio.

El kiwi es rico en luteína, al igual que el huevo y otras frutas y verduras (espinacas, brócoli, acelgas). La luteína es un pigmento de origen natural (carotenoide) que actúa como un filtro de las radiaciones solares .

Defiende a la vista frente a algunos de los efectos dañinos del sol, y actúa como un antioxidante, que protege la vista del daño producido por el efecto de los radicales libres implicados en el envejecimiento y desarrollo de enfermedades degenerativas.

Numerosos estudios científicos relacionan la luteína con la prevención del cáncer, enfermedades cardíacas y degeneración macular relacionada con la edad y cataratas, ambas causas importantes de ceguera.

En Relación con la Salud

Fácil de consumir; pelado o partido por la mitad y con ayuda de una cucharilla, resulta muy atractivo y apetecible para quienes no son consumidores habituales de fruta. Por este motivo y debido a sus propiedades nutritivas y al aporte de sustancias de acción antioxidante, su consumo es adecuado para los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores.

Por su aporte de vitaminas C y ácido fólico, se recomienda especialmente a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichos nutrientes: personas que no toleran o le disgustan los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C en nuestra alimentación o para personas cuyas necesidades nutritivas están aumentadas. Algunas de estas situaciones son: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Así mismo, el tabaco, el abuso del alcohol, el empleo de ciertos medicamentos, el estrés y defensas disminuidas, la actividad física intensa, el cáncer y el Sida, las pérdidas digestivas originadas enfermedades inflamatorias crónicas.

La vitamina C, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer. Además, debido a que la vitamina C aumenta la absorción del hierro de los alimentos, se aconseja en caso de anemia ferropénica, acompañando a los alimentos ricos en hierro o a los suplementos de este mineral ya que esto acelera la recuperación. Su riqueza en ácido fólico confiere al kiwi la propiedad de mejorar o prevenir anemias y reducir el riesgo cardiovascular y de espina bífida, un trastorno del sistema nervioso que puede darse en el feto durante los primeros meses de gestación.

Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes.

Comentario Dietético

Desaconsejado: Enfermedad renal que requiere de una dieta de control de potasio. Diarrea y alergia a la proteína de la leche de vaca.

Adecuado y Muy adecuado: Para todas las edades, deportistas. Estreñimiento, riesgo cardiovascular, diabetes, hiperuricemia y gota, anemia, estrés y defensas disminuidas. Hipertensión (prescindir de la sal) y celiaquía.

Fuente:

http://alimentacion-sana.com.ar/Portal%20nuevo/actualizaciones/kiwi.htm

Publicado el 3 abril, 2012 en frugivorismo, Salud, Vegetarianismo. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. ¡Cuidado con los transgénicos! Muchos de los que nacen con malformaciones sólo se deben a pequeños cambios en su ADN el mismo que se ha formado a través del tiempo donde se apagaron muchas vidas, precisamente, por pequeñas alteraciones en el ADN y consiguiente falta de adaptación a la naturaleza. Pero, los productos transgénicos son una fuerte alteración al ADN que acaso no podría producir hasta la desaparición de la humanidad si no son bien estudiadas. Por favor, no seamos tan ingenuas.

  2. Gracias por la info!! Saludos :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 523 seguidores

%d personas les gusta esto: